Sheep shearing


En octubre del año pasado visité Mas Marcé para celebrar el Esquilado. Son una familia que está recuperando la Oveja Ripollesa y la lana de los pastores del Empordà. Aquí estoy yo con una oveja de pocos días, una ‘newborn’.
Yo con una oveja ripollesa newborn
Las ovejas se esquilan en el mes de mayo para que no pasen calor en verano, pero en octubre se esquila a las adolescentes. Ellas de espaldas, así no nos ven… El miedo las hace quedarse quietas.
Ovejas ripollesas con toda su lana
En la visita conoces la explotación, las ovejas, el esquilado manual, la elección de la lana según tipo y calidad…
En la barbería, el esquilador es rápido y delicado, cuidando siempre de ellas.
Esquilador en acción
Así de ligeras se quedan después de ser esquiladas.
Ovejas ripollesas recien esquiladas
Una vez tienes la lana, te vas al río a lavarla. La colocas en una cesta de mimbre que mantienes en remojo y vas removiendo y removiendo hasta que queda bien limpia. Ahora lo hacen unas máquinas.
Lavando la lana recien esquilada en el rio
Luego pasas al secado, extendiendo la lana sobre una superficie de cañas donde se pueda airear y la dejas al sol, un buen blanqueador natural. En esta parte del proceso recordé mi niñez, cuando en casa teníamos colchones de lana. Para limpiarlos subíamos al terrado, extendíamos la lana al sol y la ahuecábamos bien dándole un buen meneo con un palo de madera para que se airease. Una ya tiene sus añicos.

Cestas con la lana en remojo Lana al sol para el secado

Ya con la lana bien seca y esponjosa, directos a la peluquería donde aprendes a cardar la lana. Con unos cepillos especiales peinas las fibras una y otra vez para que queden paralelas. No intentes cepillarte la melena.
Cardando la lana
Y para finalizar practicas el hilado, con los dedos o con el huso, convirtiendo el mechón de lana en hilo. No es nada fácil, es necesario practicar bastante. ¡Tachán! Ahora ya puedes empezar a tejer.

Instrumentos para trabajar la lana Hilando la lana con un uso

Para rematar, una degustación de sus productos artesanales y ecológicos. Los quesos están riquísimos y el aceite de oliva virgen exquisito.

Os recomiendo la visita, especialmente si tenéis pequeños en casa, disfrutaréis de lo lindo.
Cada vez hay menos pastores, así que…

One Response so far.

  1. […] mallorquina, necesita una buena esquilada… ¿Qué te parece? Queda poco para una sesión refrescante. […]

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *